CMSG Entrega los trabajos de Restauración de la “Cruz de Monseñor Subercaseaux”


final-2

En un compromiso con la Comunidad, El pasado viernes 21 de Octubre del año en curso, Compañía Minera San Gerónimo hizo entrega de los trabajos de restauración realizados a la “Cruz construida donde falleciera el Monseñor Juan Subercaseaux Errázuriz en 1942”… un lugar que se transformó con el tiempo en un espacio de recogimiento para todos quienes transitan por ese lugar.

La historia señala que el 10 de agosto de 1942  el pueblo minero de Condoriaco se preparaba para celebrar  simbólicamente la Fiesta de San Lorenzo. Se trataba de la principal actividad religiosa  con que el clero y sus pobladores festejarían al santo patrono de los mineros. La celebración  había  generado expectación, porque  se había anunciado una visita ilustre: El nuevo Arzobispo de La Serena, monseñor, Juan Subercaseaux Errázuriz. Sin embargo, la anhelada  actividad  terminó transformándose en tragedia. El religioso sufrió  un accidente automovilístico   en una empinada cuesta estaba a pocos  minutos del pueblo.

Durante  décadas el trágico deceso fue recordado con una animita que con el tiempo se convirtió  en una enorme cruz  con una inscripción con su nombre  y la fecha del deceso. Por lo solitario  del paraje la estructura llamaba la atención de los automovilistas y la mayoría bajaba para interiorizarse de su historia.

Fotografías de la Cruz antes y Durante el Proceso de Restauración:

Los señores Patricio y Yerko Rendic, pertenecientes al Directorio de Compañía Minera San Gerónimo junto a Monseñor René Rebolledo, acompañado del sacerdote José Antonio López vicario de la parroquia San Juan Evangelista, participaron de una pequeña pero simbólica ceremonia en donde se bendijo la Cruz que se erigió en memoria del recordado arzobispo.

Mons. Rebolledo destacó el aprecio que se manifiesta a Mons. Subercaseux, a su persona aún después de varios años de su fallecimiento, del sacrificio de su vida y de su ejemplo de cercanía, especialmente con los mineros y sus familias.

Finalizado el acto, el Arzobispo Sr. René Rebolledo tuvo sentidas palabras de gratitud: “a quienes tuvieron esta hermosa iniciativa de restaurar la Cruz como un signo de amor grande a nuestro Señor y como un perenne memorial del lugar en que entregó su vida al Señor y vivió su Pascua un Obispo muy querido. La Cruz levantada en este lugar es un signo de amor y bendición para los numerosos mineros que trabajan aquí, también para sus queridas familias. Sin duda, al transitar por estos cerros, y al mirar la Cruz, todos tendrán presente el gran amor del Señor por nosotros, como también la ofrenda de la vida del querido Pastor. Rogamos por él, que el Señor lo recompense, especialmente por su generosidad en atender pastoralmente a los mineros de esta zona, en circunstancias más complejas que las actuales”.

Don Patricio Rendic, Director de Compañía Minera San Gerónimo, con palabras de gratitud se refirió al arzobispo, quien mantenía una cercanía y un gran compromiso con el pueblo de Condoriaco, que en esos tiempos era habitado por un gran número de familias de mineros, recordando el valor y la importancia que significa este símbolo para los residentes de Condoriaco y nuestros mineros.

Don Miguel Piñones, encargado de la coordinación de los pueblos rurales de la Parroquia San Juan Evangelista, nos manifestó con gran emoción sus agradecimientos a Don Patricio y Yerko Rendic por el gran apoyo que recibió a su solicitud de restauración de la cruz, a la Sra. Sandra Forero (Encargada de Comunidades CMSG)  y hacer de este un lugar digno, donde recordamos a Monseñor Juan Subercaseux.

Hoy gracias a esta remodelación este lugar de oración esperamos siga siendo cuidado por quienes pasan en las cercanías y que perdure el conocimiento de la labor de este gran sacerdote.

Fotografías Entrega y Bendición de la Restauración:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.