Primeros Auxilios


1

Los primeros auxilios, son aquellas medidas terapéuticas que se aplican con carácter de urgencia a las víctimas de accidentes o enfermedades de aparición repentina, hasta disponer de tratamiento especializado.

El objetivo de los primeros auxilios es aliviar el dolor y la ansiedad del herido o enfermo y evitar el agravamiento de su estado. En casos extremos son necesarios para evitar la muerte hasta que se consigue asistencia médica.

Los primeros auxilios varían según las necesidades del paciente y según la preparación del socorrista.

“Saber lo que no se debe hacer es tan importante como saber lo que se debe hacer”, porque una medida terapéutica mal aplicada puede producir complicaciones graves.

La regla de oro es “no producir más daño”.

prev

Con independencia de las lesiones ocasionadas, hay que observar una serie de normas generales:

  • Siempre hay que evitar el pánico y la precipitación.
  •  Intentar proteger de nuevos riesgos al accidentado, así como a nosotros mismos y a los presentes.
  •  Deben evitarse los cambios de posición hasta que se determine el tipo de lesiones, de no ser que la colocación de la víctima le exponga a lesiones adicionales.
  •  Se debe tranquilizar a la víctima explicándole que ya ha sido solicitada ayuda médica.
  •  La cabeza debe mantenerse al mismo nivel que el tronco, excepto cuando exista dificultad respiratoria.
  •  Si se producen náuseas o vómitos debe girarse la cabeza hacia un lado para evitar aspiraciones.
  •  En caso de paciente inconsciente, observar signos indirectos de circulación; ejemplo: el paciente respira?, el paciente se mueve?, el paciente jadea.
  • Si presenta heridas o hemorragias aplicar presión directa con apósito o un paño limpio, directamente en la lesión.
  •  No se deben administrar fármacos estimulantes, ni alcohol, ni alimentos.
  •  Explicarle qué vamos a hacer. Responder honradamente a sus preguntas para disipar sus temores. Si no sabemos una respuesta, debemos decírselo.
  •  No debemos alejarnos de una persona si está moribunda, muy enferma o herida de gravedad. Aunque ya no podamos hacer nada, debemos seguir hablando a la víctima y sujetar su mano, jamás debe sentirse sola.
  • primeros_auxilios